Corazón y mujer: Relaciones conflictivas

La Enfermedad cardiovascular es la principal causa de enfermedad y muerte en la mujer en nuestro país y en la mayor parte del mundo. Datos recientes indican que la mortalidad por infarto en la Argentina ha aumentado en mujeres bastante más que en los hombres, en la década comprendida entre 2005 y 2015 (fuente: Ministerio de Salud de la República Argentina).

MUERTES POR INFARTO DE MIOCARDIO

El infarto se produce cuando se obstruye una arteria. Si la arteria obstruida es alguna de las que lleva sangre al corazón, tendremos un Infarto de miocardio y si se obstruye alguna de las que irriga el cerebro, tendremos una Accidente cerebrovascular o infarto cerebral. Estas dos entidades son las que vienen aumentando en la mujer, estrechamente relacionado al modo de vida que se lleva.

La mejor forma de evitarlas es a través de la prevención, y para realizar la prevención correcta es necesario conocer los factores de riesgo que la condicionan.

Hoy sabemos que hay Factores de Riesgo (FR) tradicionales y no tradicionales únicos o específicos. Los FR tradicionales y por todos conocidos pueden afectar de manera diferente a la mujer, o ser más prevalentes. Por ejemplo la Diabetes y el tabaquismo aumentan mucho más el riesgo de presentar un evento cardiovascular en la mujer que en el hombre.

La Hipertensión arterial después de los 60 años es más prevalente en la mujer y es mucho más difícil de lograr su control, y esto sólo para nombrar alguna de las tantas diferencias que hoy conocemos.

Pero a su vez, nosotras presentamos factores de riesgo cardiovascular únicos o no tradicionales ya que tienen que ver con la propia esencia de ser mujer.

Es por esto que en una mujer es importante investigar sus embarazos, si fueron normales o no. Hoy sabemos que tener Hipertensión durante el embarazo, diabetes gestacional, Embarazos prematuros, Menarcas o primera menstruación tempranas o tardías (antes de los 12 o después de los 15 años), no recuperar el peso que teníamos antes de embarazarnos entre los 3 a 12 meses posteriores a tener a nuestro bebé, son condiciones que aumentan el riesgo cardiovascular en el futuro.

También las enfermedades autoinmunes como la Artritis reumatoidea o el Lupus no solo son mucho más frecuentes en la mujer, sino que multiplican por 3 a 9 el riesgo de infarto o accidente cerebrovascular. Cada vez más son las mujeres sobrevivientes a algún tipo de cáncer, fundamentalmente el de Mama que es el cáncer más frecuente en nosotras. Hoy también sabemos que toda mujer sometida a radioterapia mediastínica o quimioterapia debe ser incluida en un programa de vigilancia de riesgo cardiovascular a largo plazo.

El STRESS es más prevalente en la mujer.

En Villa María realizamos una encuesta en donde a través de una escala que se va completando podemos definir si hay estrés o no, y este era mucho más prevalente en la mujer que en el hombre (55% vs 24%). Además no solo es más frecuente sino que lo vivimos diferente, en un estudio que se hizo hace varios años midiendo las sustancias del stress que son las epinefrinas, se puede ver como el hombre hace un pico de ellas cuando llega a su trabajo, luego este baja, tiene un leve aumento en las primeras horas de la tarde para después al retornar a su hogar bajar definitivamente. La mujer en cambio hace el primer pico al llegar a su trabajo, pero luego cuando retorna al hogar vuelve a ser otro pico, en ocasiones superior al que hizo en el trabajo. Esto se explica porque la mujer que hoy trabaja (la gran mayoría) no puede dejar de lado todas aquellas acciones que por género le corresponden como son las responsabilidades del hogar y llegar a él después de 8 hs de ausencia le genera preocupación y stress.

Pareciera que a la mujer le cuesta decir que NO, tanto en lo vinculado a su familia (Mama siempre puede) como en su trabajo ya que aún pareciera que tenemos que demostrar que somos capaces (tanto o más) de realizar todo lo que se nos encomienda o todo lo que nos proponemos, sin medir lo que esto puede demandarnos, en tiempo, en bienestar y en salud.

Es por eso que hablamos de relaciones conflictivas entre nuestra esencia de mujer (la que todo lo puede) y nuestro corazón (al que enfermamos) con nuestro actual estilo de vida. (redireccionar a artículo de la mujer maravilla). Por otro lado hoy sabemos que el riesgo de ECV en la mujer incrementa después de la menopausia, situación que en la actualidad no se le adjudica a los cambios hormonales únicamente y está en continua revisión.

Es decir que cuando supuestamente tendríamos que empezar a estar más tranquilas después de los 55 – 60 años, con los hijos ya crecidos, llegando en muchos casos a la edad de retiro laboral, aumenta el riesgo de ECV importantemente. Es por esto que si esperamos este momento para empezar a cuidarnos ES TARDE!! Porque seguramente nuestras arterias ya están enfermas. Debemos empezar antes para que lleguemos a la menopausia lo más saludables posible.

Hemos avanzado en los últimos años en prevención cardiovascular en la Mujer?

Mucho se avanzó en la prevención y el control del Cáncer de Mama y hoy la mayoría de las mujeres saben que se tienen que hacer una mamografía de control anual y acudir a la consulta ginecológica. Con respecto a la ECV también en los últimos años debido a una mayor sensibilidad y preocupación por parte de los profesionales y sociedades científicas como la Federación Argentina de Cardiología, la Sociedad Argentina de Cardiología, la Sociedad Europea de Cardiología, la American Heart Association y otras, se han promovido campañas de difusión tanto a nivel profesional como poblacional, actualmente en marcha, que con toda seguridad, fomentarán el conocimiento y cambiaran la actitud frente a este grave problema sanitario.

También estamos trabajando en la creación de un día icono que simboliza la lucha contra esta enfermedad, reforzando en ese día el mensaje de que la mujer debe cuidar su salud cardiovascular, proyecto que ya fue presentado en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Este año desde la Federación Argentina de Cardiología decidimos unirnos a otras entidades y empresas con responsabilidad social como fundación ESSEN, MCI, etc, para lograr transmitir este mensaje y llegar a todas las mujeres argentinas.

Empoderar a la Mujer con conocimiento

El conocimiento es poder!!.   La educación en salud es clave y si bien hace 10 años que venimos trabajando en el tema, desde la Federación Argentina de Cardiología, sentimos que nos falta más, sentimos que aun queda un gran número de mujeres argentinas que no ven a la Enfermedad cardiovascular y sus factores de riesgo como una amenaza. Así nace esta nueva campaña “Cuido mi corazón” cuyo objetivo es empoderar a la mujer con conocimiento, con saber hacer, con saber cuidar, entendiendo también que trabajar sobre la mujer es trabajar sobre la familia, sobre los niños y el introducir hábitos saludables en la temprana edad es no solo trabajar en el hoy, sino también en el mañana.

Es trabajar para tener hombres y mujeres cada vez más sanos y educados en salud cardiovascular.

¡Ayudanos a difundir nuestro mensaje!!

Dra. Mildren Del Suelo.