TABAQUISMO Y MUJER

El Tabaquismo (TBQ) es considerada actualmente una enfermedad, que en la mayoría de los casos es una adicción, comparable con la cocaína. El tabaquismo es una epidemia en el mundo y afecta a más de 1,3 billones de personas, generando muertes anuales que superan los 5 millones y medio. Esta epidemia se acentúa en los países más pobres, en las mujeres y en los jóvenes. Entre el 80 a 90 % de los fumadores se inician en la adolescencia. En nuestro país, según la última Encuesta de Factores de Riesgo, ha habido una reducción de la tasa de Tabaquismo, la cual alcanza una Prevalencia del 32% de la población total.

Se acepta que el fumador tiene una expectativa de vida de menos de 10 años que la población general no fumadora y que 50% de las fumadoras morirán por causa de enfermedades provocadas por el cigarrillo. De ellas el 70% serán enfermedades cardiovasculares (infarto agudo de miocardio, accidente cerebro vascular, aneurisma de aorta, enfermedad de las arterias periféricas, etc.) y el 30% restante está dado por enfermedades respiratorias (de las cuales la EPOC es una de las mas prevalentes), patologías tumorales (sabiendo que alrededor del 30% de los tumores que padece el ser humano son producidos por el tabaquismo), compromiso de la fertilidad, trastornos inflamatorios, compromiso de la audición, etc.

En Argentina el TBQ provoca más de 40.000 muertes al año, de los cuales 10% la padecen los fumadores pasivos (que son los que inhalan el humo del cigarro del fumador).

Las mujeres son más susceptibles que los hombres a padecer las enfermedades provocadas por el tabaquismo y también tienen mayor dificultad para abandonarlo. La incidencia de infarto en mujeres que fuman 20 cigarrillos por día es 6 veces mayor que las que no fuman, obviamente este riesgo es menor si se fuma menor cantidad de cigarrillos o será mayor si se fuma más. Un trabajo que data de hace 10 años muestra que fumar 1 a 2 cigarrillos por día incrementa el riesgo de infarto en un 30%.

Otro trabajo que incluyó a 118.000 mujeres fumadoras mostró que aquellas que fumaban de 1 a 14 cigarrillos por día, incrementaron el riesgo de padecer un accidente cerebro vascular en un 200%. Y aquellas que fumaban 25 o mas cigarrillos tuvieron un riesgo de casi un 400%.

Si bien esta es la realidad, afortunadamente, la supresión del tabaquismo genera la reducción de todos estos eventos, pudiendo llegar en el tiempo a igualar al riesgo de un no fumador.

Queremos hacer hincapié en la supresión del tabaquismo y si bien este genera dificultades, existen tratamientos para tener éxito en esta tarea. Existen múltiples recursos como estrategias para dejar de fumar: medidas Gubernamentales, Autoayuda, Consejos Telefónicos, Consejo Médico, Tratamiento Conductual, Tratamiento Farmacológico, etc. Si bien cada una de ellas puede tener éxito por si misma, lo que ha generado mayor éxito son las denominadas Intervenciones Breves para dejar de Fumar. Estas consisten en un conjunto de estrategias que pueden ser implementadas en consultorios médicos, clínicas, centros de salud, hospitales, etc. Estas estrategias incluyen el conocimiento del estado de fumador del paciente, cantidad de cigarrillos diarios fumados, momento en que fuma su primer cigarrillo, conocer si fuma en la cama o cuando está enfermo, conocer cual es el grado de motivación que tiene nuestra paciente para dejar de fumar, informarla, asesorarla y aconsejarla en el abandono del tabaquismo. Además, ofrecerle un programa de tratamiento, el cual en el presente tiene como primer objetivo el abandono del tabaquismo y como objetivo secundario reducción en el consumo, para posteriormente lograr la supresión total. Este tratamiento puede ser ofrecido por el Médico Cardiólogo, Neumonólogo, Médico de Familia, etc., en forma individual o con un equipo interdisciplinario.

Es fundamental destacar que para mantener el éxito en el tiempo se requiere de un Plan de Seguimiento y controles periódicos y a demanda que le servirán al paciente como soporte y contención para evitar lo que sucede con frecuencia que es la recaída.

Deseamos recalcar que la Mujer fumadora no se encuentra sola, que el Equipo de Salud está para ayudarla, que podemos y queremos hacerlo: ¡CUENTA CON NOSOTROS!

 

Dr. Daniel Giménez, Especialista en Cardiología, cardiogimenez@hotmail.com