¿QUE SABEMOS DE LAS ECV EN LAS MUJERES?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Se trata de un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos que provocan desde internaciones, discapacidades y hasta el fallecimiento del paciente.

En la actualidad la enfermedad cardiovascular (ECV) perjudica de igual forma a hombres y mujeres. Por mucho tiempo se creyó que la enfermedad tenía mayor prevalencia en hombres y que la principal causa de muerte de las mujeres era el cáncer de mama. Pero en los últimos tiempos la enfermedad ha ganado terreno en las mujeres.

¿Por qué sucede esto?, ¿Cuánta información conocemos sobre esta situación? ¿Cómo se puede prevenir? ¿Quienes son los responsables de controlar su avance? En este informe se desarrollan las principales características de la enfermedad en la mujer, la situación actual en la provincia de Río Negro, en Argentina y Latinoamérica. Además cuatro mujeres cuentan sus experiencias.

Un estudio de la American Heart Association (AHA), explica que la enfermedad se manifiesta de diferente forma en hombres y mujeres. El 71% de las mujeres que tienen un infarto empiezan por sentir una extrema debilidad y síntomas parecidos al de la gripe, en lugar del clásico dolor en el pecho.

Las mujeres tardan en promedio 53 horas en consultar al médico, mientras que los hombres demoran alrededor de 15 horas. La tardanza en el diagnóstico de un infarto de miocardio en las mujeres tanto por la consulta tardía como por la inespecificidad de los síntomas, suele aumentar los riesgos de mortalidad.

 

La comunidad médica ha establecido a las mujeres mayores a 50 años como el grupo de mayor riesgo. Se estima que en Argentina 1 de cada 3 mujeres que fallecen es por una enfermedad cardiovascular. Además se espera que en 2030, en el mundo, 1300 millones de mujeres superen los 50 años de vida, por lo que es importante fortalecer las acciones de prevención y difusión de buenos hábitos en el presente para contrarrestar los efectos de la enfermedad y los factores de riesgo.

En el año 2006, se presentó en el 33º Congreso Argentino de Cardiología, los resultados de una encuesta realizada a mujeres argentinas sobre la problemática cardiovascular. Se les preguntó ¿Cuál era la principal causa de muerte en la mujer?. El 80% de las mujeres encuestadas mostró preocupación y adjudicó la causa al cáncer y sólo el 33 % de ellas consideraron los problemas cardiovasculares. A pesar de que en Argentina, el 33% muere por enfermedad cardiovascular y sólo el 18% por cáncer.

Hoy las acciones de prevención apuntan a mejorar y multiplicar la información sobre la enfermedad cardiovascular en la mujer, concientizar sobre los chequeos anuales, la aplicación de hábitos saludables y los factores de riesgo específicos en la mujer.

Factores de riesgo generales

Existen factores de riesgo cardiovascular que no pueden modificarse, como el sexo y la carga genética.

Es importante estudiar al paciente y su grupo familiar cuando la carga genética indica la presencia, por ejemplo de muerte súbita en la familia o miocardiopatias como la hipertrófica.

Se suman otros factores de riesgo que sí pueden modificarse a partir de la implementación de hábitos saludables: tabaquismo, sobrepeso, estrés, depresión, hipertensión arterial, colesterol, la falta de actividad física, y la diabetes pueden convertirse en detonantes de la enfermedad cardiovascular.

Factores de riesgo en la mujer

Si bien existen factores de riesgo generales que puede presentar la sociedad en general sin importar el género, la edad o el nivel socioeconómico de la persona, la doctora cordobesa, Mildren del Sueldo, especialista en enfermedad cardiovascular en la mujer explica que existen características específicas en la mujer. Para la profesional es necesario investigar la historia médica de cada paciente, partiendo desde la primera menstruación (menarca) y sus particularidades, si fue antes de los 12 años o después de los 15. El diagnóstico de diabetes o hipertensión durante el embarazo, y si logró recuperar el peso en la etapa de puerperio también debe ser analizado, así como la utilización de pastillas anticonceptivas es otro factor de riesgo propio de las mujeres ya que en Argentina los anticonceptivos orales masculinos no se utilizan.

Durante la etapa menopáusica la mujer produce menos estrógeno y esto la posiciona en una zona de riesgo. La hormona femenina se encarga de controlar el colesterol, mantener los vasos sanguíneos flexibles y dilatados, la disminución de la hormona colabora con la aparición de ECV.

Las mujeres que se encuentren en tratamiento oncológico también presentan mayor predisposición a la enfermedad cardiovascular relacionada a la ingesta de fármacos específicos para el cáncer y la radioterapia que pueden generar el desarrollo de enfermedades coronarias. Es importante que los supervivientes de cáncer también realicen controles y mantengan estilos de vida saludables.

Situación en Río Negro y Argentina

En 2017, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de ley que estipula el día 26 de agosto de cada año como “Día Nacional de la Concientización de la Enfermedad Cardiovascular en la Mujer”. El dictamen pendiente de aprobación por parte de Senadores detalla que una vez aprobada la Ley se deberá establecer el organismo encargado de planificar las actividades de prevención, concientización, capacitación y administración del presupuesto asignado cada año.

Instituciones como la Federación Argentina de Cardiología han comprendido que la salud y el corazón de las mujeres es un tema que debe estar en la agenda política y de los medios de comunicación. En 2018 redobló sus esfuerzos y durante la semana del 26 de agosto se sumó a través de un convenio a las acciones que realiza cada año la Campaña “Go Red For Women” de la American Heart Association (AHA). En Argentina se llamó, Mujeres en Rojo Argentina y buscó concientizar y promover el interés y conocimiento relacionado con la enfermedad.

En la provincia de Río Negro, Especialistas en Cardiología entrevistó al Ministro de Salud, Fabián Zgaib para conocer qué acciones se están realizando en la provincia para prevenir y concientizar sobre las ECV en la mujer rionegrina.

Desde el Ministerio se trabajan múltiples aspectos de la salud y entienden que ninguna enfermedad es más importante que otra. En la actualidad no existen datos estadísticos de la enfermedad cardiovascular en la provincia, pero el Ministerio está abierto a trabajar y articular acciones con instituciones científicas que permitan avanzar en la problemática y mejorar la difusión de los factores de riesgo de las ECV en la mujer rionegrina.

El funcionario comentó que desde el área se está trabajando fuertemente en la digitalización e implementación de un sistema informático en los principales centros de salud de la provincia. Para el 2019 se espera que al menos el sector ambulatorio de la salud pública de la provincia cuente con un sistema que unifique criterios y formas de trabajo y que permita cuantificar a través de datos estadísticos el trabajo que se realiza.

“Al tener una provincia tan extensa territorialmente las distancias son una complicación. Las instituciones las administran las personas, su funcionamiento depende del equipo de trabajo, de quienes coordinan, y a quienes se les delega. Existen hospitales chicos muy bien organizados y grandes más desordenados. También existe un contexto social y económico que profundizan la demanda que superan el trabajo diario de las instituciones públicas de salud” expresó el Ministro Zgaib.

 

Fuente: http://11minutos.cardiologiaroca.com/index.html
Link entrevista al Ministro de Salud de Rio Negro: https://www.youtube.com/watch?time_continue=7&v=Fe73p0LM47I
Testimonios de mujeres de General Roca, Río Negro:https://www.youtube.com/watch?v=57i2-__orFo